` Asoeco | Asociación Ecológica Colombiana, Medio Ambiente, Noticias Ambientales, Radio Online - Incertidumbre por el nuevo hotel de Cafam en Villa de Leyva

logo Asociacion ecologica colombiana asoeco

Log in
updated 8:49 PM UTC, Jun 1, 2017
Reflexiones:
"Dos cosas que me llaman la atención: la inteligencia de las bestias y la bestialidad de l
"Envenena el río, y el río te envenerará a tí"
"La tierra no es herencia de nuestros padres sino préstamo de nuestros hijos"
"El Hombre puede medir el valor de su propia alma en la mirada agradecida que le dirija un
Desconocer la naturaleza es la causa de la desgracia humana»
«El calentamiento global no es una moda, debe ser nuestra preocupación y ocupación actual»
“No podemos dejar que el consumo ilimitado de los seres humanos decida qué suerte correrá
“N podemos dejar q el consumo ilimitado d los seres humanos decida q suerte correrá la nat
Desperdicia hoy. Vive en un desierto mañana.
Puede haber agua por todas partes y ni una gota para beber

A+ A A-
Miércoles, 12 Diciembre 2018 00:00

Incertidumbre por el nuevo hotel de Cafam en Villa de Leyva

Rate this item
(0 votes)
Incertidumbre por el nuevo hotel de Cafam en Villa de Leyva Incertidumbre por el nuevo hotel de Cafam en Villa de Leyva

El pasado fin de semana fue particular para Villa de Leyva. Los miles de turistas que llegaron a ese pueblo boyacense para celebrar el día de las velitas y ver un espectáculo de juegos pirotécnicos se encontraron también con una pequeña manifestación. Como muy pocas veces sucede, un grupo de ciudadanos estaban protestando en la plaza central con pancartas rojas y blancas. “Villa de Leyva, pueblo patrimonial. No Cafam”, era el lema que mostraban. (Lea El 2018 fue el segundo año más cálido registrado en el Ártico desde 1900)

Las imágenes circularon en redes sociales. “Preocupante. La hermosa Villa de Leyva se inunda de basuras, escasea el agua, amenaza su tranquilidad mientras @alcaldiavdleyva impulsa un mega centro vacacional de Cafam sin tener en cuenta el impacto negativo para todos. Solidaridad total con quienes rechazan semejante idea”, tuiteó el periodista Germán Arango en respaldo a la protesta. (Lea Los humanos estamos revirtiendo el reloj climático 50 millones de años)

A lo que se refería era a un proyecto planeado por la Caja de Compensación Familiar Cafam, que desde hace varios meses ha generado discordia entre los pobladores y que a principios de octubre fue radicado de manera oficial ante la Alcaldía. El Centro de Convenciones y Hotel, como lo han llamado inicialmente, estaría compuesto por una construcción con 130 habitaciones, 24 cabañas y un spa. Además, como su nombre lo indica, un centro de convenciones para 700 personas.

“La Caja de Compensación Familiar Cafam, líder en el desarrollo de turismo social y convenciones en Colombia, está trabajando para adelantar una propuesta diferente a las que ya ofrece a sus afiliados en el país con un proyecto enmarcado dentro de la belleza y la riqueza de la oferta gastronómica, de recreación y de entretenimiento de Villa de Leyva”, era la manera como lo presentaba la empresa en un comunicado de prensa.

“Lo que buscamos es aportar al fortalecimiento de los múltiples atractivos turísticos que tiene la región. De hecho, el proyecto se enmarca en el concepto del entorno patrimonial amigable, en el que la tipología arquitectónica del proyecto se inspira en la riqueza colonial del municipio”, advertía en el mismo boletín Alberto Tenjo, jefe de Interventoría de la división de servicios inmobiliarios de Cafam.

Daniela Montejo no confía mucho en esas palabras. Como integrante de la Veeduría ambiental de Villa de Leyva, cree que el proyecto puede generar varias dificultades. “El municipio no tiene las condiciones ambientales para albergarlo”, dice.

Los puntos que la inquietan con la llegada de más turistas son varios. Por un lado, explica, solo hay un pequeño centro hospitalario. Además, “como sucedió este fin de semana, el tráfico colapsaría. Los trancones hasta Sáchica (el municipio vecino) superaron las 4 horas”.

Pero los asuntos que más le preocupan tiene que ver con la eterna dificultad de Villa de Leyva para manejar las basuras y con la posibilidad de que escasee el agua.

El primero de estos problemas es evidente: este pueblo boyacense no cuenta, hasta el momento, con una planta para manejar sus propios residuos. “Actualmente van a parar al relleno de Tunja, que ya notificó que dejará de recibir residuos sólidos de otros municipios hasta el 2019 o 2020. Además, solo recibe una cantidad determinada. ¿Qué hacer, entonces, con las toneladas que se generan en fines de semana como el del día de las velitas?”, se pregunta.

Su segunda preocupación parece más compleja. Según Montejo, hoy el acueducto del pueblo se abastece de la cuenca del río Cane que alcanza para satisfacer la demanda urbana y unos 15 acueductos veredales. Sin embargo, con los días de verano ha empezado a presentar dificultades. “En 2016 hubo varios racionamientos. Tocó, incluso, traer carro tanques desde Tunja porque la población no suele tener tanques de reserva como los que tienen los hoteles”, asegura.

Alberto Tenjo, de Cafam, sabe que la propuesta del hotel comenzó a generar discordias y por eso es claro al explicar que, hasta el momento, aún no se ha construido nada. “Apenas estamos tramitando el permiso de construcción ante la Secretaría de Planeación y estamos socializando el proyecto en entes gubernamentales. En la siguiente fase lo haremos con los diferentes grupos de interés”, dice. “Además, tenemos un plan de manejo ambiental no solo para la construcción sino para la operación”.

¿Y cómo resolverán las dificultades en torno la generación de basuras? “Una cosa es el proyecto y otra el cierre del relleno, que no debemos resolverlo nosotros sino el municipio. Es un problema que seguirá existiendo con o sin nuestra presencia. Lo que sí vamos a hacer es llevar a cabo una clasificación de residuos desde el origen, a través de campañas y educación, para, luego, entregárselos a operadores externos a través del municipio".

Frente a las inquietudes en torno al manejo del agua, Tenjo cree tener una solución: dice que para evitar captarla en tiempos de sequía, planean tener una gran capacidad de reserva que se aproxima a los 2.500 metros cúbicos. Sus cálculos indican que esa cantidad sería suficiente para autoabastecerse por unos 20 días. ¿De dónde la tomarán? “Del río Cane y del acueducto municipal”, advierte.

Es difícil saber con precisión las posibles consecuencias hídricas que habría en la región. Aunque consultamos a Corpoboyacá, la corporación autónoma con competencia en la zona, y al Ideam para entender con más detalle la situación hídrica, no obtuvimos respuesta. El Plan de Desarrollo 2016 – 2019 de Villa de Leyva, da, sin embargo, algunas pistas.

De acuerdo con ese documento, ya se han adelantado estudios para determinar el potencial hídrico del municipio. Los resultados sugieren que en los últimos diez años se ha estado generando mucha presión sobre las fuentes de abastecimiento de agua. Las razones son varias: por un lado ha habido un incremento del consumo por parte de una población cada vez más grande, en la que las viviendas de recreación y descanso rurales han empezado a jugar un papel importante. “Están afectando los ecosistemas y zonas de recarga”, advierte el Plan de Desarrollo.

Por otro lado, también hay una presión importante generada por “la demanda en temporadas altas a causa de la población turística y flotante de la zona, cada vez con mayor crecimiento”.

La conclusión a la que llega ese informe es clara: “Teniendo en cuenta las consideraciones actuales, el crecimiento con una tasa de 4.56%, las pérdidas y un consumo que supera los valores establecidos a nivel nacional, el recurso con que actualmente cuenta el municipio podría alcanzar para suplir la demanda hasta el año 2024”. Se trata de una situación, aclara, que solo se presentaría en ciertas condiciones y que indica que son necesarios esfuerzos para mejorar y optimizar el uso del agua.

La Alcaldía entiende que hay inconvenientes y, según explica un vocero, ya ha encontrado caminos para solucionarlos. Por ejemplo, dice, “abrimos un pozo profundo que permite que fluyan 60 litros por segundo, cuando el municipio antes tenía 40 litros por segundo. Aunque no está totalmente terminado, cuando se culmine la obra Villa de Leyva tendrá un 50% más de agua”.

Pero más allá de la discusión en torno a las posibilidades de escasez hídrica, la Alcaldía prefiere ser cautelosa a la hora de hablar sobre el proyecto de Cafam. Asegura que hasta el momento se está estudiando y, posiblemente, tendrán que solicitar nuevos documentos. “Pero si cumplen con la normatividad”, reitera, “no nos podemos oponer a la construcción”.

 

FUENTE: https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/incertidumbre-por-el-nuevo-hotel-de-cafam-en-villa-de-leyva-articulo-828692 

Read 380 times

23°C

Bogotá - Colombia

Partly Cloudy

Humidity: 44%

Wind: 19.31 km/h

  • 24 Mar 2016 25°C 13°C
  • 25 Mar 2016 27°C 13°C