` Asoeco | Asociación Ecológica Colombiana, Medio Ambiente, Noticias Ambientales, Radio Online - Noticias Medio Ambiente, Ecología, flora

logo Asociacion ecologica colombiana asoeco

Log in
updated 8:49 PM UTC, Jun 1, 2017
Reflexiones:
"Dos cosas que me llaman la atención: la inteligencia de las bestias y la bestialidad de l
"Envenena el río, y el río te envenerará a tí"
"La tierra no es herencia de nuestros padres sino préstamo de nuestros hijos"
"El Hombre puede medir el valor de su propia alma en la mirada agradecida que le dirija un
Desconocer la naturaleza es la causa de la desgracia humana»
«El calentamiento global no es una moda, debe ser nuestra preocupación y ocupación actual»
“No podemos dejar que el consumo ilimitado de los seres humanos decida qué suerte correrá
“N podemos dejar q el consumo ilimitado d los seres humanos decida q suerte correrá la nat
Desperdicia hoy. Vive en un desierto mañana.
Puede haber agua por todas partes y ni una gota para beber

A+ A A-

Océanos en la actualidad

El panorama mundial de los océanos es bastante delicado debido al calentamiento global de la tierra, según lo advirtió la NASA (2013), donde señala que se está generando un aumento de temperatura el cual tiene un impacto terrible sobre nuestros océanos. En primer lugar, se está produciendo un calentamiento del agua que está generando un desplazamiento de las especies desde el sur hacia los polos, además se están produciendo alteraciones en los patrones generales de migración. Además de lo anterior, los glaciares del Ártico se están derritiendo, creando el aumento del nivel mar y la desaparición del hábitat natural de ciertas especies como morsas, osos polares, y focas.

Sumado a lo anterior, la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre biodiversidad y servicios ecosistémicos concluyeron en su último informe (IPBES) presentado en Paris por los 145 investigadores que participaron en el estudio, que las principales causas de esta tragedia ambiental actual son: los cambios en el uso de la tierra y el mar, la explotación directa de organismos, cambio climático, contaminación y especies exóticas invasoras. Complementario a lo anterior se encontró que, de 300 a 400 millones de toneladas de metales pesados, solventes, lodos tóxicos y otros desechos de instalaciones industriales se descargan anualmente en las aguas del mundo, y los fertilizantes que ingresan a los ecosistemas costeros han producido más de 400 "zonas muertas" en los océanos. Según Robert Watson, presidente de la IPBES, para entender la gravedad del asunto basta conocer algunas cifras aterradoras frente al panorama ambiental como lo son: 40% de las especies de anfibios, 34% de los mamíferos marinos y 33% de los corales que forman arrecifes están en peligro de extinción, adicional a esto se encontró que en 2015, el 33% de las poblaciones de peces marinos se estaban capturando a niveles insostenibles, el 60% se pesca de forma máxima sostenible, y solo el 7% se captura en niveles inferiores a los que se pueden capturar de forma sostenible. Según dijo el Prof. Setteleen el informe. "Esta pérdida es un resultado directo de la actividad humana y constituye una amenaza directa para el bienestar humano en todas las regiones del mundo".

Para responder a la pregunta sobre el efecto causado por el calentamiento global en los océanos, es importante aclarar que, desde las granjas hasta los bosques, tanto las plantas como los manglares y los árboles extraen el dióxido de carbono de la atmósfera y lo mantienen retenido bajo tierra. De tal modo que, cuando se talan y queman los bosques, destruimos los manglares o arrasamos con las praderas, los gases de efecto invernadero que causan el cambio climático global regresan a la atmósfera y calientan al planeta generando en los océanos 3 aspectos principales: el primero es el incremento del agua en los océanos, como nos cuenta National Geographic en el artículo publicado en el 2017 llamado ¿Por qué aumenta el nivel del mar?, las emisiones causadas por la quema de combustibles fósiles y otras actividades naturales y humanas han generado un aumento en la temperatura de la tierra y en la absorción por parte de los océanos del 80 por ciento de este calor adicional, desencadenando una disminución de los glaciares y los casquetes polares. El segundo aspecto es una consecuencia grave del aumento de los océanos ya que este incremento de agua puede traer terribles consecuencias para las personas que viven en la costa, generando grandes inundaciones en los humedales, contaminación en zonas agrícola y acuíferos. Y el tercer aspecto es un resultado del anterior, debido a que al afectarse las diferentes zonas es inminente un daño en el hábitat de peces, pájaros y plantas.

Contemplando el panorama futuro de la humanidad, se debe tener en cuenta lo publicado por la ONU en los últimos días donde dice: “Un millón de especies de animales y plantas, de los ocho millones conocidas, están amenazadas de extinción y podrían desaparecer en pocas décadas si no se toman medidas urgentes”. Por lo cual el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU advirtió que cada vez es más urgente limitar el aumento de la temperatura global a un máximo de 1,5 grados centígrados y para cumplir esta meta es necesario disminuir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en un 45% para el año 2030.

Además de lo manifestado por la ONU, el informe IPBES revelo que alrededor de 1 millón de especies de animales y plantas están ahora en peligro de extinción, muchas en décadas, más que nunca en la historia de la humanidad y que más de un tercio de todos los mamíferos marinos están amenazados. Por lo cual se tiene claro que el cambio climático ya está afectando a la naturaleza desde el nivel de los ecosistemas hasta el de la genética; adicional se espera que los impactos aumenten en las próximas décadas, y en algunos casos superando el impacto del cambio de uso de la tierra y el mar. En la actualidad entre 100 y 300 millones de personas tienen un mayor riesgo de inundaciones y huracanes debido a la pérdida de hábitats costeros y protección y alrededor del 66% del medio ambiente marino han sido alteradas significativamente por las acciones humanas. En promedio, estas tendencias han sido menos severas o evitadas en áreas mantenidas o administradas por Pueblos Indígenas y Comunidades Locales. Todos estos datos negativos y deterioro en los daños ambientales continuarán hasta 2050.

Para revertir todos estos problemas a futuro y de acuerdo con lo manifiesto por Robert Watson, presidente de la IPBES: “La naturaleza está disminuyendo a tasas sin precedentes en la historia de la humanidad y la tasa de extinción de especies se está acelerando, pero no es demasiado tarde para hacer una diferencia. La naturaleza todavía se puede conservar, restaurar y usar de manera sostenible”. Un ejemplo de ello es Keep Britain Tidy, una organización británica, que puso en marcha una campaña benéfica la cual busca concientizar sobre el efecto que cada colilla de cigarro tiene en el ambiente.

 

En nuestro caso Colombia en el 2017 aprobó la Política Nacional de Cambio Climático, el cual tiene como propósito reducir los riesgos para los ecosistemas terrestres y marítimos, además de combatir el cambio climático, con una reducir en un 20% en las emisiones de gases de efecto invernadero, para disminuir el riesgo de inundación de las regiones costeras, este proyecto tiene como fecha limite el año 2030, además en diferentes lugares de Colombia como lo son: Meta, Vichada, Casanare y Arauca, en la Orinoquía, serán territorios beneficiados por el Fondo BioCarbono para la reducción de gases efecto invernadero, generados por agricultura, deforestación y contaminación de residuos en los mares, entre otros. Otro avance en el tema que se está llevando a cabo en nuestro país es la implementación de planes territoriales y sectoriales, además de la delimitación de 36 complejos de páramos, entre otros proyectos.

Por lo que es primordial manifestar que cualquiera que sea nuestro rol como; ciudadanos, empresarios, estudiantes, familia, etc., tenemos un deber trascendental con el medio ambiente, las zonas costeras y los mares. Pensando en esto, queremos invitarlos a generar estrategias para transformar los hábitos hacia y con nuestro entorno marítimo, en rutinas tan sencillas como el buen manejo de los residuos en las playas que generamos día tras día, entendiendo que esas buenas prácticas no solo influyen en el mejoramiento ambiental, en nuestra salud y de los océanos, sino también en el cumplimiento de los objetivos del desarrollo sostenible. Sumado a lo anterior nosotros entre nuestras actividades planeamos precisamente ayudar a la formación pedagógica de carácter ambiental, con el propósito de ayudar como soporte para mitigar los efectos adversos del cambio climático. Para ello estamos estableciendo estrategias metodológicas para el cumplimiento de los objetivos del Desarrollo Sostenible, generando retos y oportunidades para garantizar la vida en nuestros océanos.

 

Escrito por: Luis Alejandro Motta Martínez

                   Consejero Ambiental Colombia

Océanos en la actualidad

El panorama mundial de los océanos es bastante delicado debido al calentamiento global de la tierra, según lo advirtió la NASA (2013), donde señala que se está generando un aumento de temperatura el cual tiene un impacto terrible sobre nuestros océanos. En primer lugar, se está produciendo un calentamiento del agua que está generando un desplazamiento de las especies desde el sur hacia los polos, además se están produciendo alteraciones en los patrones generales de migración. Además de lo anterior, los glaciares del Ártico se están derritiendo, creando el aumento del nivel mar y la desaparición del hábitat natural de ciertas especies como morsas, osos polares, y focas.

Sumado a lo anterior, la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre biodiversidad y servicios ecosistémicos concluyeron en su último informe (IPBES) presentado en Paris por los 145 investigadores que participaron en el estudio, que las principales causas de esta tragedia ambiental actual son: los cambios en el uso de la tierra y el mar, la explotación directa de organismos, cambio climático, contaminación y especies exóticas invasoras. Complementario a lo anterior se encontró que, de 300 a 400 millones de toneladas de metales pesados, solventes, lodos tóxicos y otros desechos de instalaciones industriales se descargan anualmente en las aguas del mundo, y los fertilizantes que ingresan a los ecosistemas costeros han producido más de 400 "zonas muertas" en los océanos. Según Robert Watson, presidente de la IPBES, para entender la gravedad del asunto basta conocer algunas cifras aterradoras frente al panorama ambiental como lo son: 40% de las especies de anfibios, 34% de los mamíferos marinos y 33% de los corales que forman arrecifes están en peligro de extinción, adicional a esto se encontró que en 2015, el 33% de las poblaciones de peces marinos se estaban capturando a niveles insostenibles, el 60% se pesca de forma máxima sostenible, y solo el 7% se captura en niveles inferiores a los que se pueden capturar de forma sostenible. Según dijo el Prof. Setteleen el informe. "Esta pérdida es un resultado directo de la actividad humana y constituye una amenaza directa para el bienestar humano en todas las regiones del mundo".

Para responder a la pregunta sobre el efecto causado por el calentamiento global en los océanos, es importante aclarar que, desde las granjas hasta los bosques, tanto las plantas como los manglares y los árboles extraen el dióxido de carbono de la atmósfera y lo mantienen retenido bajo tierra. De tal modo que, cuando se talan y queman los bosques, destruimos los manglares o arrasamos con las praderas, los gases de efecto invernadero que causan el cambio climático global regresan a la atmósfera y calientan al planeta generando en los océanos 3 aspectos principales: el primero es el incremento del agua en los océanos, como nos cuenta National Geographic en el artículo publicado en el 2017 llamado ¿Por qué aumenta el nivel del mar?, las emisiones causadas por la quema de combustibles fósiles y otras actividades naturales y humanas han generado un aumento en la temperatura de la tierra y en la absorción por parte de los océanos del 80 por ciento de este calor adicional, desencadenando una disminución de los glaciares y los casquetes polares. El segundo aspecto es una consecuencia grave del aumento de los océanos ya que este incremento de agua puede traer terribles consecuencias para las personas que viven en la costa, generando grandes inundaciones en los humedales, contaminación en zonas agrícola y acuíferos. Y el tercer aspecto es un resultado del anterior, debido a que al afectarse las diferentes zonas es inminente un daño en el hábitat de peces, pájaros y plantas.

Contemplando el panorama futuro de la humanidad, se debe tener en cuenta lo publicado por la ONU en los últimos días donde dice: “Un millón de especies de animales y plantas, de los ocho millones conocidas, están amenazadas de extinción y podrían desaparecer en pocas décadas si no se toman medidas urgentes”. Por lo cual el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU advirtió que cada vez es más urgente limitar el aumento de la temperatura global a un máximo de 1,5 grados centígrados y para cumplir esta meta es necesario disminuir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en un 45% para el año 2030.

Además de lo manifestado por la ONU, el informe IPBES revelo que alrededor de 1 millón de especies de animales y plantas están ahora en peligro de extinción, muchas en décadas, más que nunca en la historia de la humanidad y que más de un tercio de todos los mamíferos marinos están amenazados. Por lo cual se tiene claro que el cambio climático ya está afectando a la naturaleza desde el nivel de los ecosistemas hasta el de la genética; adicional se espera que los impactos aumenten en las próximas décadas, y en algunos casos superando el impacto del cambio de uso de la tierra y el mar. En la actualidad entre 100 y 300 millones de personas tienen un mayor riesgo de inundaciones y huracanes debido a la pérdida de hábitats costeros y protección y alrededor del 66% del medio ambiente marino han sido alteradas significativamente por las acciones humanas. En promedio, estas tendencias han sido menos severas o evitadas en áreas mantenidas o administradas por Pueblos Indígenas y Comunidades Locales. Todos estos datos negativos y deterioro en los daños ambientales continuarán hasta 2050.

Para revertir todos estos problemas a futuro y de acuerdo con lo manifiesto por Robert Watson, presidente de la IPBES: “La naturaleza está disminuyendo a tasas sin precedentes en la historia de la humanidad y la tasa de extinción de especies se está acelerando, pero no es demasiado tarde para hacer una diferencia. La naturaleza todavía se puede conservar, restaurar y usar de manera sostenible”. Un ejemplo de ello es Keep Britain Tidy, una organización británica, que puso en marcha una campaña benéfica la cual busca concientizar sobre el efecto que cada colilla de cigarro tiene en el ambiente.

 

En nuestro caso Colombia en el 2017 aprobó la Política Nacional de Cambio Climático, el cual tiene como propósito reducir los riesgos para los ecosistemas terrestres y marítimos, además de combatir el cambio climático, con una reducir en un 20% en las emisiones de gases de efecto invernadero, para disminuir el riesgo de inundación de las regiones costeras, este proyecto tiene como fecha limite el año 2030, además en diferentes lugares de Colombia como lo son: Meta, Vichada, Casanare y Arauca, en la Orinoquía, serán territorios beneficiados por el Fondo BioCarbono para la reducción de gases efecto invernadero, generados por agricultura, deforestación y contaminación de residuos en los mares, entre otros. Otro avance en el tema que se está llevando a cabo en nuestro país es la implementación de planes territoriales y sectoriales, además de la delimitación de 36 complejos de páramos, entre otros proyectos.

Por lo que es primordial manifestar que cualquiera que sea nuestro rol como; ciudadanos, empresarios, estudiantes, familia, etc., tenemos un deber trascendental con el medio ambiente, las zonas costeras y los mares. Pensando en esto, queremos invitarlos a generar estrategias para transformar los hábitos hacia y con nuestro entorno marítimo, en rutinas tan sencillas como el buen manejo de los residuos en las playas que generamos día tras día, entendiendo que esas buenas prácticas no solo influyen en el mejoramiento ambiental, en nuestra salud y de los océanos, sino también en el cumplimiento de los objetivos del desarrollo sostenible. Sumado a lo anterior nosotros entre nuestras actividades planeamos precisamente ayudar a la formación pedagógica de carácter ambiental, con el propósito de ayudar como soporte para mitigar los efectos adversos del cambio climático. Para ello estamos estableciendo estrategias metodológicas para el cumplimiento de los objetivos del Desarrollo Sostenible, generando retos y oportunidades para garantizar la vida en nuestros océanos.

 

Escrito por: Luis Alejandro Motta Martínez

                   Consejero Ambiental

                   Colombia

Hallada una nueva especie de anfibio en Ecuador

Una nueva especie de anfibio de cabeza prominente, no descrita con anterioridad, ha sido descubierta en el sur de Ecuador, en una investigación desarrollada por un equipo interdisciplinar del que forman parte varias instituciones del país.

Se trata de una rana que ha sido bautizada como Lynchius megacephalus, voz latina que significa cabeza grande, y que ha sido localizada en la cordillera andina del sur de Ecuador, en páramos del Parque Nacional Yacuri, próximo a la frontera con Perú.

El autor principal del estudio, Juan Carlos Sánchez, investigador de la Universidad de la provincia de Azuay (sur de Ecuador), explicó a EFE que la zona donde se localizó al ejemplar "se ha muestreado por un buen tiempo".

"Como el animal tiene una morfología muy peculiar, con una cabeza desproporcionada y la forma del cuerpo de una rana adaptada al medio terrestre, sumado a su aspecto inusual, nos dio la pista de algo excepcional", dijo el joven investigador.

En el estudio, que forma parte de un proyecto de investigación que comenzó con una tesis de grado y posteriormente la descripción de otras nuevas especies, han participado también científicos de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador de Quito y del Instituto Nacional de Biodiversidad (INABIO), así como de las universidades de Florida Central y la Nacional de Colombia.

El anfibio, del que solo se ha localizado un único ejemplar, se caracteriza por tener un cráneo de grandes dimensiones y fuertemente osificado, un fenómeno que los investigadores denominan exostosis craneal espiculada, o lo que es lo mismo, crestas craneales.

En las fotos incluidas en el estudio se aprecia que la rana, que habita los bosques montañosos del sur del país, es de color marrón oscuro con algunos ribetes negros y la cabeza tiene un gran volumen en relación al cuerpo.

  • Published in Fauna

Ya se pueden hacer sobrevuelos en Chiribiquete, conozca los operadores autorizados

Desde hace unos meses, Parques Nacionales, la Aeronáutica Civil y el Instituto Colombiano de Antropología e historia (ICANH), comenzaron a trabajar en la reglamentación para autorizar los sobrevuelos turísticos sobre el Parque Nacional Natural Chibiriquete. Con la aprobación de este servicio, se convierte en el primer parque nacional con ecoturismo aéreo en el país. 

Tras la reunión realizada el pasado 11 de marzo, Parques Nacionales confirmó la lista de los prestadores oficiales de este servicio. Sin embargo, aún están por definirse el tipo de aeronaves que se usarán, los tiempos de sobrevuelo y horarios, y las temporadas. La entidad explicó que evaluarán estos puntos de modo que los sobrevuelos no impacten ni a la biodiversidad única del Chiribiquete ni los pueblos indígenas en aislamiento voluntario. 

Con la ayuda de la Aeronáutica Civil y el ICANH, se planteó un único corredor para el sobrevuelo de la aeronave con el objeto de permitir, en los tiempos establecidos, el avistamiento de escenarios naturales de alto valor paisajístico. Por seguridad de la población aislada que vive en el parque, no se revelan las coordenadas de su ubicación. 

En julio de 2017 la Aerocivil, por medio de una carta, aclaró que las aeronaves de un motor podrán sobrevolar por debajo de los 8.500 pies de altura sobre un polígono específico y solo con un permiso otorgado por Parques Nacionales.

La entidad, por medio de un comunicado, explicó que las personas que estén interesadas en esta actividad la podrán realizar a partir de junio y solo en los meses que esté autorizada. Para realizarlo podrán consultar la lista de los operadores autorizados: 

El año pasado, el Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete fue ampliado hacia los municipios de Cartagena del Chairá, San Vicente del Caguán y Solano (Caquetá), y Calamar (Guaviare). Ahora cuenta con un área de 4.268.095 hectáreas, convirtiéndose en el parque nacional más grande de Colombia y de Latinoamérica. Aunque incluidos dentro de los sitios considerados patrimonio mundial de la humanidad, desde 2013, está prohibido el ingreso. 

 

FUENTE:  https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/ya-se-pueden-hacer-sobrevuelos-en-chiribiquete-conozca-los-operadores-autorizados-articulo-845603 

Más de 100 nuevos cuidadores llegan al centro del país para proteger los páramos

Con el paso de los años los colombianos han entendido que los páramos son un ecosistema vital. Las fábricas de agua, como suelen llamarlos, cumplen un importante rol en el suministro del recurso hídrico. ¿Cómo protegerlos? ¿Qué hacer para evitar que los deterioren?

La Región Administrativa y de Planeación Especial (Rape) tuvo una buena idea para resolver esas preguntas. Creó un programa que llamó “Guardapáramos”, con el que buscaba reclutar personas que se encargaran de cuidar estos ecosistemas. 

Tras hacer una convocatoria en la que participaron 500 aspirantes de Boyacá, Tolima, Cundinamarca, Meta y Bogotá que han realizado acciones en la defensa de estos territorios, la Rape seleccionó a 105. Luego los capacitó con Coaching ambiental intensivo, en liderazgo, innovación, empoderamiento, protección y cuidado de las fuentes hídricas.

Ese gran grupo llegará al centro del país este fin de semana. Se reunirán en Ibagué (Tolima), Santandercito (Cundinamarca) y Paipa (Boyacá) para recibir sus certificaciones y, posteriormente, ir a los territorios donde apoyarán iniciativas en defensa de los páramos.

"Las iniciativas se desarrollarán en los 15 complejos de páramo que comprenden la Región Central del país, donde se tomará como base el impacto positivo en las comunidades, el cuidado y la restauración de los páramos, la articulación hídrica regional, la protección de la biodiversidad, y las medidas para mitigar el cambio climático, entre otros", dice la Rape en un comunicado. 

“Sin páramos no hay agua, y sin agua no hay vida. Esta es una motivación suficiente para querer ser un guardapáramo y compartir lo aprendido con nuestras comunidades, y que así tomen conciencia del cuidado y protección que merecen nuestros recursos naturales”, dice Cristina Parra, una de las beneficiarias del programa.

Día Internacional de los Bosques: La energía solar se alía con la repoblación de árboles

“La savia es lo que nos nutre y hace que crezcamos, tejamos redes y sinergias”, dice Vanessa Álvarez desde ecooo. La savia se extiende por las ramas de los árboles, pero ella habla también de una savia energética que entrelaza rayos de Sol con personas y bosques. “El proyecto Savia Solar  nace cuando nos unimos con la asociación arbórea Arriba las Ramas que impulsa la repoblación teniendo en cuenta que esas plantaciones se hagan con especies autóctonas y contando con la ciudadanía; son plantaciones populares”. No es lo habitual porque se suelen hacer reforestaciones a gran escala con pinos o eucaliptos que no tienen en cuenta cuál es la especie más indicada para ese territorio y la supervivencia que va a tener. “Arriba las Ramas sí tiene en cuenta todo esto. Por eso cuando empezamos a pensar desde ecooo cómo seguir socializando plantas fotovoltaicas con el componente de esta energía que conquiste derechos nos vino a la cabeza esta organización”. Cita Vanessa a la activista keniata Wangari Maathai, fundadora en 1977 del Movimiento del Cinturón Verde para promover la reforestación en África. Decía que cuando plantamos árboles, plantamos las semillas de la paz y de la esperanza.

No es para menos. Hace falta la energía verde ante el cambio climático y la asfixia del planeta por el aumento de la temperatura media y la concentración de CO2 en la atmósfera. Según Naciones Unidas, es urgente restaurar 350 millones de hectáreas de bosques. Hace falta un metro cuadrado de plantas, arbustos o árboles para absorber tan sólo el 1% de las cinco toneladas de CO2 que emite al año una persona. Plantar árboles es necesario, la restauración de tierras degradadas permite que el suelo y los árboles absorban CO2 y frenen la desertificación.

En España también urge recuperar los bosques con especies propias más resistentes. A través de Savia Solar se entrelaza las raíces de la empresa de no lucro ecooo y la organización ecologista Arriba las Ramas para ayudar a cuidar el planeta y a quienes lo habitan. En concreto, el objetivo es repoblar un terreno degradado, El Bosque de Edilio, situado en Villasecino de San Emiliano (León), con especies de arbustos y árboles autóctonas a través de la socialización de una planta fotovoltaica, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero e implicando a la ciudadanía en la transición energética.

La comarca leonesa de Babia ha sido declarada Reserva de la Biosfera y la recuperación de este bosque permitirá “luchar contra la erosión y desertificación del suelo, aumentar la biodiversidad de especies de flora y fauna, regular el régimen hidrológico y restaurar el valor paisajístico de la zona”. Como indican desde Arriba las Ramas, El Bosque de Edilio se convertirá en un lugar de encuentro entre las personas de la comarca, que potencie su identidad así como la implicación en el cuidado y sostenibilidad del lugar a través de la educación y concienciación ambiental. “El proyecto consiste en la creación de un bosquecillo con especies autóctonas de la zona (robles, castaños, tejos, olmos, hayas). El arboreto es un homenaje que los hijos e hijas de Edilio quieren hacerle a su padre en su tierra. Y será para el disfrute de todas las personas”.

Al igual que se extienden las raíces y las ramas de los árboles, se amplían también las redes y las sinergias entre organizaciones y personas. La idea de Savia Solar es que cualquier persona puede participar como productora de energía al invertir en plantas solares y un porcentaje de los beneficios que genere va destinado a repoblar el bosque autóctono. “No es sólo que la gente participe como productora de energía sino que pueda compensar, no sólo reducir, sus emisiones. La idea es reducir, compensar y repoblar. Al convertirte en productora de energía solar reduces tu huella de carbono y emisiones de CO2, inyectas energía limpia a la red eléctrica y expulsas energía sucia. Compensas porque al repoblar y plantar árboles se compensa la huella de carbono”, explica Vanessa.

Ya se ha creado una comunidad de más de 3.600 personas que participan con una inversión sostenible en las 92 plantas de energía solar socializadas por ecooo. “Son plantas fotovoltaicas que quedaron abandonadas, las recuperamos, estaban en riesgo de desconexión. Siempre socializamos plantas que se encuentran sobre tejados o cubiertas. No nos podemos permitir el lujo de que ningún kilovatio de potencia instalada de energía limpia deje de producir. Recuperamos sobre cubiertas porque es más sostenible, deberíamos tener todos los tejados cubiertos, habiendo disponibilidad de tejados no tiene sentido hacer huertas solares en suelo. Habrá que hacerlas cuando haga falta pero primero llenemos los tejados de energía limpia. Nuestras plantas no son de autoconsumo, se vende a Red Eléctrica”.

La planta solar fotovoltaica comunitaria ubicada en Loeches producirá 704.138kW/h de energía 100% renovable, equivalente al consumo anual de 214 familias y evitará la emisión a la atmósfera de 26 toneladas de CO2 cada año. Además de la rentabilidad ecológica, energética y económica (cada inversor recibe también un retorno), un 5% de los ingresos por la venta de la electricidad se destinan a financiar la repoblación del Bosque de Edilio.

A Vanessa no le gusta hablar de la España vacía. “Es un concepto que tenemos los urbanitas allá donde no vemos masificación. La España supuestamente vacía tiene territorios preciosos, donde se recupera el tejido productivo y el patrimonio cultural y natural. Nuestros bosques son patrimonio cultural y natural muchas veces ligado a un tejido productivo y social (turismo, madera, setas), pero sobre todo tienen riqueza y valor en sí mismos, son nicho ecológico para muchas especies”.

Arriba las Ramas (la organización tomó el nombre del lema de la Comunidad del Bosque del programa de radio El Bosque Habitado), tiene más proyectos para repoblar otros bosques autóctonos buscando siempre la implicación y concienciación de la ciudadanía. Vanessa recuerda que nuestro planeta es nuestro hogar. “Es el que nos da cobijo, el que nos da de comer, el que nos da agua, todo. Cuidarlo pasa por reducir mis emisiones al máximo, ahorrar en energía, ser corresponsables en nuestras acciones cotidianas de consumo. Y después de reducir podemos hablar de compensar participando y convirtiéndonos en productoras de energía limpia y responsable (no toda la energía renovable es responsable, hay megaproyectos que siguen provocando guerras, desplazando a poblaciones o perjudicando al medioambiente) y, por supuesto, repoblando. Si una de las principales formas de luchar contra el cambio climático es plantando árboles, pues plantemos árboles. ¡Pero que sean autóctonos!”.

 

FUENTE: https://elasombrario.com/dia-internacional-bosques-energia-solar-arboles/ 

El uso mundial de recursos naturales se ha triplicado desde 1970

El uso de los recursos naturales se ha triplicado en el mundo desde 1970, una tendencia que sigue en alza y debe ser "crucial" en las políticas ambientales, según un Informe de Recursos Globales presentado este martes en Nairobi por la ONU. 

"En un mundo en el que todos estamos conectados, nuestras responsabilidades aumentan y el enfoque en los recursos es crucial", explicó Janez Potocnik, portavoz del Panel Internacional de los Recursos, en el marco de la IV Asamblea de 
Medio Ambiente de la ONU (UNEA-4), que se celebra hasta el 15 de marzo en Nairobi. 

 

Este grupo científico de expertos, auspiciado por el Programa de la ONU para el 
Medio Ambiente (PNUMA), también conocido como ONU Medio Ambiente, tiene como objetivo ayudar a las naciones a utilizar sus recursos naturales de una manera sostenible, sin comprometer el crecimiento económico y las necesidades humanas. 

En la última mitad de siglo, la población mundial se ha duplicado -con previsión de llegar a los 9.300 millones de habitantes en 2050- y la extracción de materiales se ha triplicado, un proceso responsable del 90 por ciento de la pérdida de la biodiversidad y la generación de la mitad de los impactos climáticos, según el informe.

"Si no se tienen en cuenta los recursos, será muy difícil lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS, de la ONU). Podemos hacerlo mejor, pero tenemos que emprender acciones pronto y de manera contundente", señaló Bruno Oberle, autor del informe y académico en la Ecole Polytechnique Federale de Lausanne (EPFL) de Suiza.

Estas conclusiones se anunciaron a los medios como parte de UNEA-4, un evento que congrega a representantes de 193 países, incluidos jefes de Estado y ministros, para tratar temas como el plástico, los residuos, los químicos, la contaminación o el derecho medioambiental, entre otros muchos. En el texto también se enfatizó que el modelo actual del uso de recursos supone un "impacto negativo en el medioambiente y la salud humana.

 

Asimismo, en el informe se subraya cómo los beneficios económicos de la explotación de recursos se reparten de manera desigual entre países y regiones, elevando la desigualdad entre naciones ricas y otras en desarrollo. Para Oberle, la clave está en buscar "soluciones inteligentes" e invertir e innovación y nuevas tecnologías, de manera que el crecimiento sea "más lento, pero superior".

Este experto también propuso algunas alternativas para avanzar hacia este proceso, como aumentar los impuestos sobre los recursos naturales, de manera que estos se encarezcan, aplicar un impuesto sobre las emisiones de CO2, campañas que hagan referencia al comportamiento de los consumidores o que protejan el paisaje.

"Aquellos que toman las decisiones, tienen herramientas para actuar, como son la búsqueda de un uso eficiente de los recursos, la mitigación del calentamiento global, la protección de la diversidad y un cambio en la alimentación humana", se señala en el texto.

En la investigación se hace especial hincapié en la alimentación, ya que, según señalaron los expertos, una gran cantidad de comida termina cada año en la basura "mientras que personas mueren de hambre", y animó a los ciudadanos a "optar por dietas basadas en las verduras".

La Asamblea de la ONU para el Medioambiente es el máximo órgano de toma de decisiones sobre temas medioambientales en todo el mundo, y se reúne cada dos años para establecer las prioridades para políticas globales y desarrollar el derecho ambiental internacional.

 

FUENTE: https://www.eltiempo.com/vida/medio-ambiente/la-onu-dice-que-el-uso-mundial-de-recursos-naturales-se-ha-triplicado-desde-1970-336568 

Frenar el crecimiento de la deforestación a 2022, ¿meta suficiente?

Meses atrás, este diario reveló los enredos en los que se encontraba el dinero recaudado por el impuesto nacional al carbono. Son varios miles de millones de pesos que deben distribuirse de la siguiente manera: un 25 por ciento para temas de erosión costera, conservación de ecosistemas estratégicos y cuidado de fuentes hídricas; un 5 por ciento, a fortalecer el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Sinap) y el 70 por ciento restante para el posconflicto “con criterios de sostenibilidad ambiental”.

EL TIEMPO habló con la viceministra de Ambiente, María Claudia García, sobre este asunto y otros relacionados con el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2018-2022 “Pacto por Colombia, pacto por la equidad”, que actualmente se está discutiendo en el Congreso.

¿Cuál es la prioridad ambiental de este gobierno?

La deforestación, la sostenibilidad de los sectores, particularmente con temas de economía circular, y la reducción de los conflictos ambientales.

¿Qué meta proponen para reducir la deforestación en el PND?

Tenemos la meta de detener el crecimiento de la deforestación en el 2022. Venimos con un crecimiento exponencial que tiene que ver con dos cosas: lo primero es que la deforestación en Colombia se explica, principalmente, por actividades ilícitas y, segundo, estamos en un periodo de ajuste tras la firma del Acuerdo de Paz, donde tratamos de consolidar territorio con los problemas de seguridad que todavía hay. 

Entonces, cuando metes en los modelos ese efecto acumulativo, nos da una línea roja que muestra la tendencia de la deforestación, con las políticas actuales y su grado de efectividad, o sea poco. Lo que muestra es que la deforestación se empezará a estabilizar hasta el año 2030. Nuestra meta de detener la deforestación significa que vamos a quebrar el crecimiento exponencial y correr el punto de inflexión al 2022.

¿Entonces la meta es mantener la cifra actual, mejor dicho, que cada año se siga deforestando máximo 220.000 hectáreas de bosque, como ocurre hoy en día? 

Sí, así es. Eso significa detener la deforestación. Cuando tienes una tendencia de crecimiento de por lo menos 20 y 25 por ciento anual, significa prevenir, reducir la deforestación. 

¿No es poco ambicioso decir ‘cumplimos la meta si seguimos así como vamos’?

No, porque lo que intento explicar es que la línea no se va a quedar quieta, sino que tiene un crecimiento exponencial. Entre 2015 y 2016 el aumento fue de 16 por ciento, entre 2016 y 2017 fue de 23 por ciento, entre 2017 y 2018, el aumento será de 25 por ciento. Esa cifra sí o sí va a seguir aumentando. El grado de ambición que tiene detener el crecimiento exponencial es brutal. 

Si la línea roja está disparada, con las políticas actuales y su grado de efectividad, ¿no deberían cambiar las políticas para, precisamente, no llegar a ese tope que me muestra?

¿Por debajo de cuánto? 

Yo no soy la que hace las políticas aquí ni monitorea el bosque. Parece una meta de mantener, más no de reducir...

La tendencia muestra que en 2022 la deforestación llegará a casi 350.000 hectáreas. Entonces, pasar de 350.000 a 220.000 hectáreas significa que vamos a evitar que 150.000 hectáreas se pierdan. ¿Eso no es ambicioso? Estos 3 años son críticos para cambiar la tendencia a mediano plazo y el futuro de los bosques de este país. Es súper clave lo que hacemos.

La gente dice: ‘¿cómo es posible que se tumben 220.000 hectáreas de bosque al año y nadie haga nada?’. Pues estos temas implican una intervención integral. Hay que hacer cumplir la ley

El PND también habla del Consejo de la Lucha Contra los Crímenes Ambientales y la Deforestación ¿Qué rol tiene? 

Es para la coordinación en la defensa del patrimonio natural, que es de todos. Se sientan las ramas ejecutiva y judicial para compartir información y así aumentar la efectividad de las intervenciones. 

Algunos piensan que son unidades para militarizar la protección de la biodiversidad. ¿Es así?

Hay que tener algo claro. Estamos en un país donde la protección de los derechos está puesta en unos organismos que son nuestra Fuerza Pública. La protección de los derechos al medioambiente hace parte de las obligaciones y deberes que estos cuerpos tienen.

Militarizar la conservación es un contrasentido. Es como si la conservación y protección ambiental no debieran estar en manos de las fuerzas públicas como están los demás derechos. Lo que hace el Consejo es coordinar y hacer más efectivas las acciones de intervención en unas situaciones donde se están cometiendo ilegalidades. La gente dice “¿cómo es posible que se tumben 220.000 hectáreas de bosque al año y nadie haga nada?”, pues estos temas implican una intervención integral, eso significa que hay que hacer cumplir la ley, pero también hay que darle alternativas a la gente. 

Hablemos del impuesto nacional al carbono. ¿Cuánta plata han recaudado?

El último reporte que leí decía que 900.000 millones, pero fue hace un par de meses. 

¿Entonces la cifra exacta cuál es?

Quien dice el dato exacto es la Dian y en este momento no lo sé. Pero sí le puedo contar que asignamos 750.000 millones para este año. 

Pero ustedes deberían saber cuánta plata hay... Son los más interesados en esta destinación específica.

No me sé los números de memoria. Ya pasamos una solicitud de plan operativo para este 2019. Para el 25 por ciento, corresponden 72.000 millones, y para el 5 por ciento, 14.700 millones. Todo se ejecuta a través del Fondo Colombia en Paz. 

¿Y el 70 por ciento restante?

No se ha asignado todo. Esa plata va para tres subcuentas: a los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, a los Planes de Acción de Transformación Regional y al Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos.

¿Ya tienen claro qué significa ‘proyectos con criterios de sostenibilidad ambiental’ en el marco del posconflicto?


Los criterios son generales. La sostenibilidad ambiental no depende de que sea o no posconflicto, sino de que la intervención sea sostenible y eso tiene que ver con la forma como se diseñan los proyectos específicos.

El criterio que se le pone a una construcción de infraestructura no es el mismo que tiene una actividad agropecuaria, entonces creemos que lo mejor no es sacar una reglamentación diciendo que un criterio de sostenibilidad es esto o aquello, algo específico, sino más bien tener un manual que nos permita evaluar los criterios para cada intervención que se vaya a hacer. Ya tenemos unos borradores para proyectos agropecuarios, de turismo y de infraestructura.

Entiendo que había la idea de que el Ministerio de Ambiente debía sacar una reglamentación, como un decreto o resolución, pero no será así. 

¿El manual es suficiente para garantizar que se cumplan estos criterios?

Sí. Cuando se maneja plata pública, despegarse del manual operativo de inversión, de cómo se aprueban los proyectos, es gravísimo. El manual no es voluntario, es vinculante. Además, el primer criterio para aprobarse algún proyecto es que cumpla la normatividad de control y manejo ambiental asociada a su respectiva actividad. 

Desglosemos bien los 750.000 millones. ¿Cuáles temas van a priorizar dentro del paquete que corresponde al 25 por ciento?

Nosotros hemos priorizado las intervenciones estratégicas como están dentro del Plan Nacional de Desarrollo, que son: Ciénaga Grande de Santa Marta, río Atrato, el bajo Cauca antioqueño, Catatumbo, el Área de Manejo Especial La Macarena, Tumaco, el sur de Bolívar y Putumayo.

También vamos a destinar 10.500 millones a restauración de Parques Nacionales Naturales afectados por cultivos de coca, y otro porcentaje a restauración de manglares, sobre todo en el Distrito de Manejo Integrado Cabo Manglares.

¿Cuáles son los parques?

La Macarena, Tinigua, Nukak, Catatumbo-Barí y Picachos.

¿Solamente para temas relacionados con cultivos ilícitos?

Pues la puerta de entrada es esto, pero la intervención en parques tiene que ser integral. Va más allá de arrancar la coca e irnos. Se trata de llegar con un esquema que no permita la resiembra y eso implica que hay que entrar con acciones de restauración, alternativas productivas y educación ambiental.

¿Y en deforestación qué van a hacer? Hay compromisos nacionales e internacionales que deben cumplir...

Vamos a trabajar en tres líneas: primero, en las acciones de control a la deforestación, en conjunto con las Fuerzas Armadas, la Fiscalía y la Policía, en puntos de alta deforestación asociados a economías ilícitas. En la segunda línea queremos brindar alternativas productivas, eso significa apoyar proyectos de manejo forestal sostenible comunitario, agroforestales, silvopastoriles, formalización de la propiedad y turismo.

Y, por último, hay que fortalecer nuestros sistemas de monitoreo a través del Ideam y empezar a cruzar información con otras bases de datos de otros sectores, especialmente el agropecuario, con el fin de tener información predictiva y lograr una intervención integral.

 

Organizaciones envían carta al Congreso

Este 5 de marzo, los accionantes de la tutela de cambio climático y generaciones futuras se unieron con expertos y organizaciones de la sociedad civil para radicar una carta ante los ponentes del PND para pedirle al Congreso de la República que modifique la meta de deforestación.

"La meta actual no busca reducir el número de hectáreas deforestadas sino mantenerlo constante durante los próximos cuatro años. Si se conserva el ritmo actual de deforestación, Colombia perdería más de 800.000 hectáreas de bosques durante este tiempo: aproximadamente seis veces el tamaño de Bogotá", dice el documento.

 

FUENTE: https://www.eltiempo.com/vida/medio-ambiente/plan-del-gobierno-duque-para-frenar-la-deforestacion-en-colombia-335636 

23°C

Bogotá - Colombia

Partly Cloudy

Humidity: 44%

Wind: 19.31 km/h

  • 24 Mar 2016 25°C 13°C
  • 25 Mar 2016 27°C 13°C