` Asoeco | Asociación Ecológica Colombiana, Medio Ambiente, Noticias Ambientales, Radio Online - Noticias Medio Ambiente, Ecología, flora

Log in
updated 8:49 PM UTC, Jun 1, 2017
Reflexiones:
"Dos cosas que me llaman la atención: la inteligencia de las bestias y la bestialidad de l
"Envenena el río, y el río te envenerará a tí"
"La tierra no es herencia de nuestros padres sino préstamo de nuestros hijos"
"El Hombre puede medir el valor de su propia alma en la mirada agradecida que le dirija un
Desconocer la naturaleza es la causa de la desgracia humana»
«El calentamiento global no es una moda, debe ser nuestra preocupación y ocupación actual»
“No podemos dejar que el consumo ilimitado de los seres humanos decida qué suerte correrá
“N podemos dejar q el consumo ilimitado d los seres humanos decida q suerte correrá la nat
Desperdicia hoy. Vive en un desierto mañana.
Puede haber agua por todas partes y ni una gota para beber

A+ A A-

El gigantesco plan de México para convertir sus desechos en energía

La planta de termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor, y con el vapor producido, generar energía eléctrica. Se prevé que rebasará en un 30 % la capacidad de la que está en Los Ángeles, Estados Unidos, y permitirá abarcar la gestión de hasta 13.000 toneladas de basura diaria.

El alcalde de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, presentó este lunes un gigantesco proyecto para producir energía usando basura mediante una planta de termovalorización, que supone "un antes y un después" en materia de gestión de residuos sólidos en el país.

La planta, contó Mancera en rueda de prensa, rebasará en un 30 % la capacidad de la que está en Los Ángeles, Estados Unidos, y permitirá abarcar la gestión de hasta 13.000 toneladas de basura diaria.

Las plantas de gestión de residuos en Ciudad de México "operan con la última tecnología que se tiene para este tipo de tratamientos", aseguró el alcalde, quien calificó esta como especial ya que "es la que tiene la tecnología más avanzada".

"Es el cambio más importante de toda la administración en materia de gestión de residuos sólidos. Es un antes y un después", anunció Mancera.

La planta transformará la actual gestión de basura de la ciudad a una "gestión moderna" y responsable que "debiera ser el ejemplo nacional", añadió.

La termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor y, con el vapor producido, generar energía eléctrica. Los desechos restantes de la incineración se pueden emplear en la industria de la construcción.

Según la empresa Veolia, que gestiona 63 plantas de este tipo en todo el mundo, la termovalorización reduce los gases de efecto invernadero (GEI), controla las emisiones de dioxinas y furanos y es reconocido en Europa por su eficiencia energética.

Sin embargo, en enero pasado la Unión Europea advirtió que "la eliminación, ya sea en vertederos o mediante incineración con escasa o nula recuperación de energía, es habitualmente la opción menos favorable para reducir las emisiones de GEI".

La presentación del proyecto contrasta con la firma del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes en 2004.

Según este convenio, los países firmantes se comprometen a "poner fin a la incineración de desechos a cielo abierto y otras formas controladas de incineración", incluida la de vertederos.

"Esta planta será ejemplo mundial y nos va a llenar de orgullo a todos los capitalinos, a todos los que habitamos esta ciudad porque este es un modelo sustentable en todas y cada una de las aristas que se le observen", sostuvo el alcalde.

El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano Alamán, instó a los estados y municipios a seguir el ejemplo del Gobierno de la capital del país.

"México genera en promedio unas 117.000 toneladas de basura al día, lo que representa, aproximadamente un kilo de basura por habitante. De ella, el 70 % se va a ríos, bosques y barrancas", afirmó el secretario.

 

Fuente: http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/el-gigantesco-plan-de-mexico-para-convertir-sus-desechos-en-energia-articulo-711584

La planta de termovalorización producirá electricidad para las doce estaciones del Metro a partir de la quema de 4.500 de las 13.000 toneladas diarias que genera la urbe.

Operativo contra la minería ilegal en Mosquera deja dos capturados y maquinaria decomisada

En operativo realizado por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca CAR con el apoyo y acompañamiento de laPolicía Nacional, en la vereda Balsillas del municipio de Mosquera, fueron sorprendidos en flagrancia dos personas que se encontraban realizando actividades de explotación y extracción de materiales de construcción, en zona no apta para minería, sin el correspondiente título, ni la licencia ambiental requerida; ocasionando graves afectaciones ambientales en un área de 0,85 ha, cercana a la laguna La Herrera

Producto de la diligencia, se efectuó el decomiso preventivo de una máquina tipo excavadora hidráulica de oruga y una volqueta, empleadas para cometer la infracción; así mismo, los técnicos de la CAR lograron determinar la afectación sobre los recursos suelo, aire, agua, paisaje, fauna y flora.


El operativo finalizó con la imposición de una nueva medida preventiva de suspensión de actividades de excavación y extracción de material de construcción; teniendo en cuenta, que los infractores habían hecho caso omiso a una medida preventiva impuesta anteriormente por la Corporación. Entretanto los dos infractores fueron capturados por la Policía Nacional y puestos a disposición de las autoridades competentes para afrontar los respectivos procesos judiciales y ambientales según corresponda.

Fuente: https://www.car.gov.co/index.php?idcategoria=81100

Ambientalistas rechazan visto bueno al 'fracking'

Solicitan que se aplique el principio de precaución de la Cumbre de Río y se haga una reevaluación ante el dañó que significa ese procedimiento para el país. Y advierten que la política energética del gobierno Santos se está alineando con la del mandato del presidente Trump, que no cree en el cambio climático.

Decepción. Es lo que dicen sentir en estos momentos las organizaciones ambientalistas en el país ante la confirmación por parte de la viceministra de Energía, Rutty Paola Ortiz, de que el Gobierno se apresta a dar luz verde al llamado “fracking” o fracturamiento para la búsqueda de yacim ientos de petróleo y gas, que implica promover los yacimientos no convencionales, sin tener en cuenta el conocimiento de la afectación ambiental y sobre la salud humana.

Para Camilo Prieto, vocero oficial de la ONG Movimiento Ambientalista Colombiano, lo que se está dando es una clara contradicción, pues hace apenas cinco meses, en una reunión con ambientalistas y ante los medios de comunicación, el mismo Gobierno declaró que Colombia no está preparada para el “fracking” y que ni siquiera se tenían estudios de base para establecer los patrones de seguridad de esta técnica frente a la hidrogeología del país.

“Esta decisión de aceptar el ‘fracking’, de seguirle apostando a los yacimientos no convencionales y a las energías extremas, dilata por completo de manera irresponsable la transición hacia energías renovables y nos hace menos competitivos en el mercado de producción energética, puesto que la tendencia mundial es hacia otro tipo de tecnologías que sí son amigables con el medio ambiente”, enfatizó Prieto.

Para el Movimiento Ambientalista Colombiano, la política energética de Colombia, contrario a los esfuerzos de países como China y de la Unión Europea, parece alinearse con la perspectiva que tiene el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, frente al cambio climático: “Promover los yacimientos no convencionales, a pesar del conocimiento de la afectación para el medio ambiente y el rechazo de las organizaciones ambientales, resulta no solamente ser una decepción sino también una burla a los Acuerdos de París”, agregó Prieto.

De confirmarse la decisión del Gobierno, Colombia sería el primer país del mundo en efectuar extracción de yacimientos no convencionales en áreas de cordillera e incluso en cercanías a los páramos, como lo han denunciado en varias ocasiones los ecologistas. En este sentido, los activistas ambientales le solicitaron al Gobierno que se aplique el principio de precaución de la Cumbre de Río, pidiendo una detención prudente de la medida debido a la incertidumbre ambiental y en materia de salud pública que significa el “fracking” para el país.

 

Fuente: http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/ambientalistas-rechazan-visto-bueno-al-fracking-articulo-709944

Las poblaciones de algunas ballenas no se habrán recuperado en 2100

Las poblaciones de algunas especies de ballenas del Hemisferio Sur no se habrán recuperado en 2100 pese a las medidas contra la caza indiscriminada que las puso al borde de la extinción, según un estudio publicado este lunes en Australia.

La co-autora del estudio, Viv Tulloch, de la Universidad de Queensland y la institución científica gubernamental CSIRO, dijo que el estudio se basó en el análisis de datos de la caza histórica de ballenas, el acceso a alimentos y los efectos del cambio climático.

"Nuestra predicción es que la ballena azul (Balaenoptera musculus), la ballena franca austral (Eubalaena australis) y el rorcual común (Balaenoptera physalus) llegarán a menos de la mitad de su número previo a la explotación en 2100 debido al lento ritmo de crecimiento y la intensidad de su caza histórica", dijo Tulloch.

En contraste, la experta señaló a la evolución de la población de yubartas (Megaptera novaeangliae), también llamada ballenas jorobadas, que actualmente se encuentra en un 33 por ciento del número alcanzado antes del período de caza industrial.

"Calculamos que (las yubartas) se recuperarán completamente para el año 2050", aseguró Tulloch en un comunicado del CSIRO.

La ballena Franca Austral, cuya población se estima que se redujo a 300 ejemplares antes de que se implementaran leyes contra la caza de cetáceos, tiene una cría cada dos o tres años, mientras que la yubarta tiene una cada año, indicó el comunicado.

La investigación se basó en un modelo complejo del ecosistema llamado "MICE" que combinó datos de poblaciones de ballenas desde 1890 hasta la fecha y los contrastó con otros como la disponibilidad de alimentos, la física de los océanos para entender los cambios en las condiciones.

"Las proyecciones del número de las ballenas del Hemisferio Sur son cruciales para la gestión y conservación y esta investigación contribuye a resolver ciertas incógnitas sobre su recuperación", dijo la coautora del estudio, Eva Plaganyi.

De las 83 especies de ballenas que existen en todo el mundo, diez de las de gran tamaño habitan las aguas del hemisferio sur, de las cuales siete se alimentan cerca de la Antártida en verano y crían en aguas tropicales y subtropicales en invierno y primavera.

Todas las especies de ballenas grandes, excepto la ballena franca pigmea ("caperea marginata"), se cazaron sistemáticamente en el Atlántico Sur y en algunas épocas, especialmente entre los siglos XVII y XIX, sus poblaciones resultaron seriamente diezmadas.

La Comisión Ballenera Internacional prohibió la caza comercial de cetáceos en 1986 para evitar su extinción, aunque países como Japón lo hacen bajo la polémica modalidad de "caza científica".

 

Fuente: http://www.eltiempo.com/vida/medio-ambiente/poblaciones-de-ballenas-no-se-recuperaran-en-2100-122184

Planet On: la muestra internacional de cine ambiental llega a Colombia

Desde la premier para Colombia de La Verdad Incómoda 2 (An Inconvenient Sequel: Truth To Power), la segunda parte del documental de Al Gore sobre cambio climático, hasta la proyección de Plastic China, nominado al Gran Premio del Jurado en Sundance de este año, Planet On 2017 traerá a Bogotá las más reconocidas producciones audiovisuales sobre medio ambiente, del 12 al 15 de septiembre.

Una combinación de grandes y conmovedoras historias en torno a moda, sostenibilidad, conservación, cambio climático, movilidad, polución e industria alimenticia hacen parte de la Selección Oficial, que será proyectada en los Multiplex de Cine Colombia Av. Chile y Embajador, y gratuitamente en las Universidades Central, El Bosque y Los Andes.

“La tercera edición de Planet On quiere que el cine sea una herramienta para la educación ambiental, para que las personas conozcan y entiendan las problemáticas que afectan el planeta como resultado de nuestras acciones. El género documental justamente busca poner en evidencia una situación real y nos invita a ser parte del cambio”, señala Norma Cuadros, directora de Planet On.

Entre los documentales de la muestra este año, estarán Querido presidente Obama (Dear President Obama), una mirada sobre la exploración de petróleo y su falsa promesa de auge económico, dirigido por Jon Bowermaster y narrado por el actor Mark Ruffalo.

Así mismo, se destacan The Age of Consequences de Jared P. Scott, que investiga los impactos del cambio climático sobre la creciente escasez de recursos, la migración y los conflictos a través de la lente de la seguridad nacional y la estabilidad global de Estados Unidos; River Blue de Roger Williams, donde se examina la destrucción de los ríos a causa de una de las industrias más contaminantes del mundo, la moda; y el episodio Ciudades de Planet Earth II, dirigido por Fredi Devas, que aborda una temática relacionada con el crecimiento acelerado de las ciudades y cómo los animales están luchando para sobrevivir en la selva urbana.

‘No queremos ver montañas convertidas en museos’

Los ecosistemas montañosos se encuentran desde el Ecuador hasta los polos y ocupan, según un estudio de la Universidad de Oxford, una quinta parte del planeta.

Se calcula que una décima parte de la humanidad recibe su sustento directamente de las montañas y son las mayores proveedoras de agua. Sin embargo, están sufriendo las consecuencias del cambio climático, y los pobladores que las habitan están migrando a las llanuras.

Según las Naciones Unidas, el 22 por ciento de la superficie terrestre está cubierto por montañas. Las cuales producen entre el 60 y 80 por ciento de los recursos hídricos del mundo. Y, como si fuera poco, en ellas se encuentra el 25 por ciento de la diversidad biológica, así como el 60 por ciento de las reservas de la biosfera.

Cerca de 915 millones de personas, el 13 por ciento de la población mundial, habitan las montañas. Estos pueblos tienen una característica en común, y es que figuran entre los pueblos más pobres y malnutridos. Según Naciones Unidas, una de cada tres personas de montaña en los países en desarrollo es vulnerable a la pobreza, al aislamiento y la inseguridad alimentaria, en áreas rurales una de cada dos.

América Latina no es para nada ajena a esta situación, y más aún cuando un tercio de los países andinos está cubierto por la cadena montañosa más larga del planeta, la cordillera de los Andes, hogar de alrededor de 85 millones de personas, casi el 45 por ciento de la población regional.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas inglés), el número de personas de montaña vulnerables aumentó de 39 millones en el 2000 a 48 millones en el 2012, es decir, un incremento del 22 por ciento.

Frente a esta condición de vulnerabilidad de las poblaciones de montaña en todo el mundo, se creó la Alianza para las Montañas durante la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible el 26 de agosto del 2002 en Johannesburgo (Sudáfrica). En la actualidad tiene 294 miembros, de los cuales 56 son países, 14 son organizaciones intergubernamentales; 218, asociaciones de la sociedad civil y del sector privado y seis, autoridades subnacionales.

A esta asociación voluntaria de diferentes organizaciones del ámbito global –cuyo objetivo es proteger los ecosistemas montañosos del mundo, promover un desarrollo sostenible y mejorar las condiciones de vida de la población que vive en montaña– pertenece Colombia.

Y tiene razones para hacerlo. El 33 por ciento del territorio nacional está cubierto por montañas. Precisamente, ante la importancia de este ecosistema para el país y el mundo, el Ministerio de Ambiente y varias organizaciones convocaron recientemente el Congreso Internacional de Páramos y Ecosistemas de Montaña.

Al evento, realizado en julio, asistió Rosalaura Romero, oficial del Programa Secretaría de la Alianza por las Montañas, de la FAO, para hablar sobre la afectación del sector productivo bajo escenarios de cambio y variabilidad climática.

¿Cómo está impactando el cambio climático en los sistemas productivos de montaña?

En las poblaciones de montaña hay una característica común: la resiliencia. Vivir en las montañas es más riesgoso que en la llanura y ahora, con el cambio climático, aún más. Pero, desde hace siglos, estos habitantes han desarrollado técnicas para enfrentar los cambios y aumentar la resistencia del hogar, y eso lo hacen con una gran diversificación: trabajan en agricultura, en pastoreo, en turismo, en artesanía; utilizan los productos. Pero la resiliencia no es suficiente. Ellos deben ser respaldados con políticas e inversiones de los gobiernos; si eso no se hace, las montañas se van a quedar vacías, porque la vida de montaña puede ser muy difícil.

¿Cuál es la importancia de la relación entre el humano y la montaña?

No queremos que la montaña se convierta en museo, tiene que estar viva. Las montañas hospedan el 25 por ciento de la diversidad del mundo, a pesar de que estas solo cubren el 22 por ciento del territorio en el globo. Hay muchos grupos étnicos, idiomas distintos y culturas antiguas que viven en estos hábitats; entonces, si las abandonan perdemos una riqueza cultural y antrópica inmensa que se ha acumulado durante siglos. Por ejemplo, la mayoría de las religiones del mundo tienen un enlace muy fuerte con la montaña, son un centro de espiritualidad para muchos países.

Entonces, las culturas se pueden ver afectadas por el cambio climático...

La cultura se está viendo afectada porque hay migrantes climáticos. La gente empieza a dejar las montañas para bajar y buscar condiciones de vida mejores para la supervivencia de sus hijos. Hay comunidades que salen de la montaña y bajan y a menudo van a vivir alrededor de las grandes ciudades, donde la pobreza urbana es más fuerte, pierden totalmente sus enlaces con las comunidades de origen, pierden su característica...

¿Cuáles son las características de los migrantes climáticos de las montañas?

En muchos casos hay una migración masculina; entonces, quienes se quedan en las montañas son las mujeres con los adultos mayores y los niños. Ellas se quedan encargadas de atender todas las responsabilidades. Las montañas se están feminizando, y el problema es que en muchos casos son países machistas donde, por ejemplo, las mujeres no existen políticamente. Cuando se quedan solas, no tienen manera de ir al mercado, de ir al hospital, están bloqueadas. Esto es un problema para la producción agrícola porque ellas no tienen manera de llevar a los mercados los productos, entonces terminan con los intermediarios, que compran todo pero pagan casi nada.

¿Cuál es el futuro de las montañas?

Solo hay dos caminos por tomar. Uno es que el cambio climático aumente y la gente abandone las montañas. En ese caso, vamos a perder la agrodiversidad y la riqueza cultural. Nos quedaremos con montañas vacías y habrá una migración hacia las ciudades, lo cual aumentará la pobreza urbana.

Esperemos que el otro camino sea más esperanzador...

Sí, necesitamos que los gobiernos inviertan en las montañas, que ayuden a sus pobladores a quedarse allí, pero con una vida digna. La gente es feliz de quedarse en las montañas, pero solo si tienen las mismas oportunidades que los de llanura. Es un tema de derechos humanos, porque la montaña es más difícil que la llanura.

En Colombia, las poblaciones que habitan las montañas tienen más recursos que los de llanura...

Sí, en Colombia es distinto porque las zonas de montaña son bastantes ricas. Sin embargo, en la mayoría de las partes del mundo no es así, las zonas de montaña son las más pobres. Por ejemplo, una de cada dos personas de zonas rurales de montaña está en riesgo de seguridad alimentaria. Debemos hacer un esfuerzo global. Los científicos han producido todos los datos necesarios, sabemos bien cómo es la situación. No tenemos que esperar más informes, es el tiempo de actuar.

En Colombia, los páramos son fundamentales en la producción de agua.

¿Cómo está en el cuidado de estos ecosistemas?

En general, en los pocos países que tienen páramos, el problema es que el cambio climático está permitiendo utilizarlos para agricultura y ganadería, y ambas actividades son muy negativas para los páramos porque impactan en el suelo y la filtración de agua. Creo que la inclusión de un sistema de compensación para la gente de montaña es positiva. Ellos tienen el derecho a que se les reconozca el papel que tienen protegiendo el ecosistema de montaña. Es crucial en este momento compensar el trabajo clave que los pobladores de montaña hacen para todos nosotros.

Muchos niegan el cambio climático, pero ya estamos viendo hechos como el desprendimiento del iceberg A68, pero en las montañas

¿cómo se hace evidente el impacto del cambio climático?

Las montañas son indicadores tempranos de los cambios climáticos. Si hablas con la gente que vive en la montaña, te dicen: todo ha cambiado. Y ha cambiado de manera muy fuerte. Por ejemplo, en Asia central antes tenían pastos muy altos y ahora están completamente desérticos. Los cambios pueden ser de todo tipo: la temperatura sube, el ciclo hidrológico cambia. Esto genera eventos extremos mucho más frecuentes: inundaciones, deslizamientos, avalanchas o, por ejemplo, plagas que empiezan a subir porque la temperatura es más alta. El efecto del cambio climático en la mayorías de las montañas del mundo es una realidad.

El agua es un punto crítico...

Claro. Por ejemplo, los glaciares son muy importantes y se están derritiendo en la mayoría de los países del mundo, en algunos casi que han desaparecido; tienen un rol en el ciclo hidrológico fundamental, porque almacenan agua. Durante el invierno almacenan y luego la restituyen despacio durante la primavera y el verano, pero ahora esa función se está perdiendo, hay agua que no va a estar disponible en la temporada seca. Esto no afecta solo a los pobladores de montaña, sino a todos porque el 80 por ciento del agua que utilizamos llega de las montañas.

 

Esto fue lo que los científicos encontraron en Caño Cristales

El billete de $ 2.000 tiene, por un lado, el rostro de la artista paisa Débora Arango, conocida por ser la primera mujer en pintar desnudos en el país, y por el otro, el famoso río de los siete colores, Caño Cristales, un escenario que durante décadas estuvo controlado por el grupo guerrillero de las Farc y que se ha abierto camino en el ecoturismo.

Su ubicación estratégica entre los ecosistemas de la Orinoquia, los Andes y la Amazonia le brinda unas características únicas en biodiversidad de fauna y flora a Caño Cristales. El ecosistema forma parte del escudo guayanés, conocido como la región geológica más primitiva del planeta, donde se encuentran las plantas y animales más antiguos del mundo.

Sin embargo, pese a que el año pasado este rincón natural recibió cerca de 16.000 turistas, ni los visitantes ni las autoridades ambientales locales y regionales contaban con la información suficiente para saber cómo conservar el ecosistema. Ni siquiera sabían, con exactitud, qué especies habitaban el lugar y cómo se comportaban.

Así que, teniendo en cuenta las amenazas que lo aquejan –que van desde la deforestación acelerada, la ganadería extensiva hasta la incertidumbre de 150 pozos petroleros en la sierra de La Macarena–, investigadores del Instituto Alexander von Humboldt hicieron una alianza con Cormacarena –la autoridad ambiental de la zona– para investigar, por primera vez, la fauna y flora acuática que allí habitan.

Entre el 22 de octubre y el 3 de noviembre del 2016, 21 científicos se embarcaron en una pequeña expedición para muestrear Caño Cristales, los afluentes del río Guayabero, el caño Barro y la laguna El Silencio. También se incluyeron las zonas adyacentes para las especies terrestres, incluyendo bosques de galería, morichales, arbustales, sabanas y ambientes naturales transformados en potreros, a las cuales se les puso cámaras trampa.

El trabajo se enfocó en la caracterización de los grupos macroinvertebrados acuáticos, peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos. En total se identificaron 74 taxones de invertebrados acuáticos, incluyendo dos especies de esponjas no identificadas y 330 especies de vertebrados, entre los que figuran 80 especies de peces, 24 anfibios, 27 reptiles, 145 aves y 54 mamíferos.

Lo que más llamó la atención de los investigadores fue un pez, que forma parte del grupo de mojarras, y una esponja, que tiene un tipo de asociación biológica con las algas que le dan el color verdoso. Ambas son nuevas especies para la ciencia.

Se registraron también diez especies amenazadas: 2 tortugas (teracay y morrocoy) y 8 mamíferos (danta, ocarro, oso palmero, tigre, nutria, perro de agua, marimba y choyo).

El encargado de dirigir la expedición es el biólogo Carlos A. Lasso, un español y venezolano de 53 años que llegó a Colombia hace 8 años, luego de haber trabajado en la Orinoquia venezolana por más de 20 años y en el Parque Nacional de Monte Alén, ubicado en la región continental de Guinea Ecuatorial, estudiando el sistema forestal africano.

“Cuando hacemos expediciones a lugares recónditos como éste, siempre hay un porcentaje de probabilidad muy elevado de encontrar especies nuevas para la ciencia (que nunca antes se han visto o descrito) o especies con un nuevo ampliaciones en sus áreas de distribución (que por primera vez se ven en esa zona)”, le cuenta a EL TIEMPO, Lasso.

Para él, como para muchos otros investigadores que han recorrido este país de punta a punta, el reto que viene ahora, irónicamente, es el posconflicto, pues la guerra cobijó durante cuatro décadas varios de los ecosistemas estratégicos del país.

Lo que viene ahora es un trabajo conjunto, de la mano de las universidades (La Guajira, Nacional, Tadeo y del Tolima), Fundación Omacha, Instituto Sinchi y Cormacarena, para seguir investigando la fauna silvestre que allí vive y contribuir así al conocimiento de la biodiversidad. Durante los próximos dos años se hará un estudio más exhaustivo sobre toda la biología y ecología de algunas de las especies más emblemáticas de Caño Cristales, como la planta Macarenia clavijera, quien en época de lluvias crea un tapete colorido a lo largo del cauce.

“La importancia de esta expedición es clara: no se puede preservar algo que no se sabe que existe. No hay manera de conservar algo que nunca se ha estudiado. Con este estudio sabremos lo que realmente tenemos”, asegura el fotógrafo Iván Mikolji.

Fuente: http://www.eltiempo.com/vida/medio-ambiente/dos-nuevas-especies-halladas-en-cano-cristales-118526

El 46 % de los ecosistemas de Colombia están en amenaza

De los 81 ecosistemas de Colombia, 38 (46%) se encuentran categorizados como en peligro crítico (CR) y en peligro (EN).

Este fue el resultado que arrojó una investigación en la que participaron científicos de la Universidad Javeriana, Conservación Internacional y el Instituto von Humboldt, quienes desde hace cuatro años vienen monitoreando el estado de salud de los distintos ambientes del país.

Los ecosistemas que se encuentran en peligro crítico (CR) son los que pertenecen al bioma de Bosque Seco Tropical y Desierto Tropical; así como las áreas de Bosque Húmedo Tropical del Piedemonte Llanero.

“El Caribe y las zonas intra-zonales de los Andes tienen las mayores áreas de ecosistemas amenazados por los procesos de transformación y serían aquellas con necesidades de restauración urgente”, advierte el informe.

Según el documento, los ecosistemas más amenazados están mal representados en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas. Concretamente, 22 ecosistemas no cuentan con ningún tipo de representación y 17 con menos de un 5 %. Lo que significa que el 48 por ciento no está cobijado bajo esa categoría de protección.

“Es urgente revisar la forma como se están manejando los ecosistemas del país, pues podría verse afectado el suministro de servicios ecosistémicos fundamentales para el bienestar de la población”, advierte Ángela Andrade, coautora del informe.

“Es un llamado de atención y una alerta de primera mano para tener mejores criterios a la hora de definir áreas de conservación, áreas de restauración y para promover usos alternativos que reviertan la cobertura vegetal actual y permitan incrementar la biodiversidad”, remata Andrade.

Este monitoreo, que se hace bajo los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), tiene como objetivo suministrar guías para el manejo de ecosistemas naturales y transformados, para promover la conservación y el desarrollo sostenible, así como generar alertas tempranas, analizar con argumentos la toma de decisiones por parte de funcionarios del gobierno y ayudar a construir resiliencia frente a las consecuencias del cambio climático.

“Ante la necesidad de diseñar escenarios de desarrollo que permitan suplir las necesidades y aspiraciones de una población creciente, que cumpla con los objetivos de sostenibilidad, el país requiere de información para orientar la toma de decisiones”.

Fuente: http://www.eltiempo.com/vida/medio-ambiente/el-46-de-los-ecosistemas-de-colombia-estan-en-amenaza-120484

 

Subscribe to this RSS feed

23°C

Bogotá - Colombia

Partly Cloudy

Humidity: 44%

Wind: 19.31 km/h

  • 24 Mar 2016 25°C 13°C
  • 25 Mar 2016 27°C 13°C
Radio Online Asoeco - Bioambiente Stereo